De boda con el peque: Errores y aciertos

Este 2017 viene cargadito de bodas, la mayoría son bodas familiares con lo que el peque nos acompaña. Sin ir más lejos, en los últimos 15 días hemos tenido dos. Después de vivir ya varias bodas con el peque, voy a contar un poquito mi experiencia.

Hemos tenido bodas de día y de noche, bodas fuera de nuestra ciudad que implicaban viaje largo y otras que no. Un repertorio variado.

Las bodas son un feliz acontencimiento, novios e invitados disfrutan del día pero supone un transtorno importante en la rutina de los peques. Voy a comentar sólo los 4 aspectos de mi experiencia, 2 positivos y 2 negativos, que destacaría.

ERRORES:

  • Olvidar coger el chupete o algún tipo de “entretenimiento” paraa el peque para el rato de la misa. No es fácil que un peque como el mío, de menos de 2 años y lleno de energía, esté quieto y en silencio los 45-60 min que dura la ceremonia. Normalmente intento que esté tranquilo o lo entretengo en el carro hasta el momento del “sí, quiero” y luego ya le dejo bajar o me salgo con él si es necesario. Sin embargo, en una de las bodas olvidamos el chupete con lo que este cometido fue casi misión imposible, ¡qué estrés!.
  • No coger ropa de repuesto. Ya hace tiempo que no sufrimos incidentes que impliquen “muda de ropa” con lo que no pensé en coger ropa de repuesto. Ese día, mi amigo Murphy quiso que el peque hiciese un millón de pipís más de lo habitual y el pañal se desbordase y le mojase el pantalón. Por pura casualidad llevaba en el carro unos vaqueros “para emergencias” pero, aunque todavía estaba guapo, porque es guapo, perdió parte del glamour.

ACIERTOS:

  • . Llevar un potito “por si acaso“. Los horarios de comida/cena en las bodas son raros hasta para los adultos con lo que para un peque es un caos y es probable que esté desesperado por comer antes de que empiece el banquete. Por esto, suelo llevar un potito y dárselo durante el cóctel, incluso si le he pedido menú infantil del que luego picotea y come parte.
  • Si la boda es fuera de la ciudad y el banquete se celebra en un hotel, es una buena idea alojarse en ese mismo hotel. Sobre todo si la boda es de cena. Así, nos ahorramos tener que coger el coche al acabar y despertarlo si, con toda probabilidad, se ha dormido.

En una de las bodas tuvieron el detalle de regalar a cada peque un cuento, que estaba ya en la mesa cuando nos sentamos, para que lo disfrutase mientras los adultos comíamos. Sin duda fue todo un acierto.

¿Qué anécdotas tenéis en bodas con los peques? Puedes contármelas en los comentarios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s