Payasote y Pocoyó

El título lo dice todo.

Payasote está enamorado de Pocoyó, es un amor que roza la obsesión…Reclama a todas horas a su Cocoyó, como lo llama él.

Que nadie se eche las manos a la cabeza. Soy partidaria de que el peque vea la televisión lo menos posible pero no soy extremista y reconozco que, en momentos dados, me viene muy bien que se esté quieto con Pocoyó mientras yo ando atareada.

Cuando era pequeñín daba más miedo, se quedaba totalmente hipnotizado mirando a la televisión, ahora intenta responder, por ejemplo, si pocoyó apaga la luz y la pantalla queda negra, él reacciona “no-tá cocoyó” y, sinceramente, me hace mucha gracia.

Es el único programa que le pongo, exceptuando a nuestros amigos los cantajuegos, que los he aborrecido tanto que sólo los pongo en momentos de desesperación en los que también haya aborrecido a Pocoyó.

Lo tengo en archivos de vídeo, de modo que estoy segura de que no va a cambiar la programación de pronto ni van a pasar a publicidad.

Los dibujos de la programación de tv me parece que son para niños más mayores salvo, quizás, Peppa Pig, pero, aunque algún capítulo hemos visto, en general no me cae bien Pepita.

Pocoyó me parece súper tierno. De momento, tras ver la primera temporada un millón de veces, creo que sólo tengo una pega, que siempre es el prota de la historia y siempre es “bravo por Pocoyó“, incluso cuando el protagonista del capítulo ha sido otro personaje. Pero bueno, es un mal menor, está claro que es el protagonista de la serie.

Además de los dibujos, Payasote tiene también los muñequitos de los presonajes principales, cortesía de los Reyes Magos. Tienen que estar los tres rodeando al plato a la hora de comer…si no se produce una catástrofe equiparable a la caída de un meteorito en la Tierra, no digo más.

Una curiosidad que los que me seguís en redes sociales ya sabréis. ¿Sabéis de dónde viene el nombre del personaje y, por tanto, de la serie?

El creador cuenta en entrevistas que se le ocurrió el nombre cuando rezaba con su hija pequeña por las noches. Él decía “Jesusito de mi vida, tú eres niño como yo…” y la niña, con su lengua de trapo repetía “tú eres niño poco yo…”

¿Es o no es súper tierno?

En resumen, Payasote está pocoyizado…y mis neuronas también…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s