Juego motricidad DIY

Bueno, más que un juego es un entretenimiento…y lo he calificado como DIY porque tenía que englobarlo en alguna categoría, pero bien podría hacerlo un chimpancé bien adiestrado, tal es la dificultad.

El otro día leí algún post/tuit (que me perdone la autora pero no consigo recordar quién fue – si me avisa, editaré el post para añadirlo) en que un peque jugaba a meter moneditas en una hucha como práctica en el desarrollo de la motricidad fina.

Me gustó la idea pero quise modificarla un poquito.

La imagen de Payasote pidiendo una monedita a todos los familiares para meterla en su hucha resulta graciosa, seguramente los familiares en cuestión no podrían resistirse y le darían la monedita. Pero un niño de esta edad y Payasote, más particularmente, no es precisamente comedido así que seguiría pidiendo moneditas eternamente, hasta el día del juicio final. Esto llevaría a dos consecuencias inevitables: familia arruinada y niño con demasiado dinero. Él no va a comprar nada (de momento) y no tiene necesidad de acumular monedas.

Así que la modificación consistía en sustituir las monedas por botones.

Allá que nos fuimos al bazar.

Objetivo 1: Encontrar una hucha que no fuera de metal (que supone un potencial peligro de cortes) ni de porcelana/cerámica (que conociendo la delicadeza de Payasote habría durado entera poco más de 2 minutos). Encontramos una casita de madera monísima y nos la quedamos (después de pagarla, claro).

Objetivo 2: Buscar unos botones suficientemente pequeños para caber por la rendija de la hucha pero que no supusieran un peligro si se los lleva a la boca. Comparamos (a ojo, porque no podíamos abrir los paquetes de botones) el tamaño de unos con la rendija de la hucha y al ver que parecía que cabían, nos los llevamos (pagándolos también, claro).

¡Menuda sorpresa nos llevamos al intentar estrenar el invento! Habíamos medido los botones de largo, pero no habíamos comparado el ancho, así que no entraban en la rendija, eran demasiados gordos. ¡Mi gozo en un pozo!

¡Pongamos a funcionar la máquina de pensar! Con una cajita de cartón y un cúter fabriqué una hucha a medida en un periquete. De hecho elegí el nivel “muy fácil” e hice la rendija bastante gordota. De hecho en cuanto Payasote se da cuenta de que hay que meter el botón “en paralelo” a la rendija y no “cruzado” no tiene mayor dificultad.

Y así lo tengo entretenido un ratito, siempre a mi lado y vigilándole, que me sigue dando miedo que se coma los botones…

¿Qué os parece?

Anuncios

Un comentario en “Juego motricidad DIY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s