Ayudante doméstico

Al escribir el título de este post no he podido evitar acordarme de Dobby, el elfo doméstico que todos los fans de la saga Harry Potter conoceréis sin duda.

Resultado de imagen de dobby

Pero no va por ahí el post de hoy.

Cuando leía posts y más posts sobre el juego de imitación, miraba a mi niño y pensaba “pues este niño no nos imita, no hace más que lanzar las cosas por los aires”.

Sí que es verdad que me observaba atentamente, sobre todo cuando me ponía a limpiar. Intentaba aprovechar para limpiar cuando tenía al peque “controlado” en su parque, en la trona o en el carro para mi comodidad, básicamente. Sin embargo, un día me puse a pasar la mopa cuando él estaba por ahí danzando y ¡voi-là! no lo conseguí. Descubrí que me había estado observando, y mucho, y había desarrollado en ese tiempo una pequeña gran obsesión por la mopa. ¡Me la robaba!

Así que decidí salir en busca del kit de limpieza en miniatura ideal para mi chico. No voy a meterme ahora a analizar el sexismo de los juguetes pero me costó varios bazares encontrar un kit que no fuese rosa.

A partir de ahí, comenzó la etapa del juego de imitación.

La verdad es que esto no ha hecho que deje de intentar robarme la mopa, pero se pasa el día limpiando. Así da gusto. De hecho, es una de las pocas cosas que lo entretiene un rato aceptablemente largo.

Pero no me ayuda únicamente en la limpieza (cualquiera que me lea podría pensar que esto es explotación de menores pero no, ¡es juego de imitación!).

Esta mañana, cuando intentaba distraerle para que se le pasara la rabieta que ha tenido porque no le he dejado subir al sofá (para evitar que se tire de cabeza), mientras me ponía nerviosa porque se me hacía tarde para preparar la comida, se me ha ocurrido la brillante idea: ¿Por qué no pruebo a dejar que Payasote me ayude?

Ha sido todo un éxito.

20170131_134227copiaMientras él echaba los guistantes, de uno en uno, desde el paquete congelado hasta la cazuela con agua, concentrado y súper entretenido yo he podido llenar la Thermomix. Con una cierta inquietud por si decidía bajarse del taburete o lanzar los guisantes por los aires…pero todo ha ido fenomenal. Exceptuando la rabieta que ha cogido cuando he tenido que poner la cazuela al fuego y le he hecho salir de la cocina…¡paciencia!

¡Más graciosete mi niño! Y vuestros peques, ¿os ayudan?

 

Anuncios

5 comentarios en “Ayudante doméstico

  1. ¡Que gracioso! Me ha encantado este post! Yo también descubrí una vez que si le dejaba que me ayudase me resultaba más fácil hacerlo todo. De hecho ya no limpio con Pronto y paño, sino con toallitas del culete (porque sé que él también va a querer y casi que paso de dejarle el Pronto!) El problema surge cuando quieren hacer absolutamente todo lo que nosotros, incluido darle la vuelta a las tortitas de la sartén, o cortar las patatas…

    Le gusta a 1 persona

    1. Jaja yo no llego a tanto. De hecho la puerta de la cocina está siempre cerrada. Sólo le dejo entrar cuando voy a hacer algo con él. De hecho se ha puesto a llorar al sacarle. Pero empezaré a aveiguar que más puede hacer conmigo. Gracias por comentar!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s