La maternidad desde otra perspectiva

En esta aventura que es ser madre no es todo color de rosa. Hay días en los que el peque está pesadito, sólo quiere mami y no te deja hacer nada. Días en los que pierdes la paciencia. Días en los que estás más irritable y “las cosas de niños” que hace el peque te suponen un gran problema. Días en los que lo ves todo negro. Días…

Y eso que, por ahora, sólo tengo un niño. A mí, que en teoría no me importaría tener familia numerosa. Estos días ponen a prueba mis deseos. ¿Qué haría en esta situación si tuviera más de uno? ¿Y si tuviera familia numerosa?

¿Cómo lo hacen las madres de familias numerosas? ¿Tienen súperpoderes?

Si me lees y estás pensando que estoy loca, que tú no tienes días así y no te haces estas preguntas, no hace falta que sigas leyendo, pero dime cuál es tu truco, por favor. Si, por el contrario, te sientes identificada conmigo quédate por aquí.

De estas reflexiones de un día “intenso” se me ocurrió la idea de preguntar a varias madres de familia numerosa cómo llevan ellas la maternidad, para tener otro punto de vista, ya que nunca viene mal para relativizar.

Pregunté a tres mamás, todas jóvenes, de la misma edad que yo (año arriba, año abajo). Aquí os las presento (muy esquemáticamente) y os dejo sus respuestas a las preguntas que les hice.

Mamá 1: Mamá de 4 peques (6, 5, 3 años y 9 meses)

Mamá 2: Mamá de 3 peques (5, 3 y 1 año)

Mamá 3: Mamá de 3 peques (6, 3 y 2 años)

Pregunta 1 : ¿Qué ha supuesto para ti la multi-maternidad?

Mamá 1: El olvidarme de mí misma por completo y volcarme totalmente en ellos sacando una fuerza interior, paciencia y constancia que desconocía que tenía. Supone mucha renuncia, pero muchas alegrías en las pequeñas cosas que no pensaba que fueran posibles.

Mamá 2: Un regalo maravilloso. Siempre he soñado con una familia enorme. Una gran mesa, una gran casa…todos juntos y en armonía dentro de ese ajetreo de tener a tanta gente alrededor. También mucho trabajo, esfuerzo y horas de sueño . Antepones las necesidades de los tuyos antes que las tuyas. (Cómo cualquier madre, aunque sólo tengas un bebé )

Mamá 3: ¡Gran pregunta! Lo cierto es que en nuestro caso pasamos a ser una familia numerosa en poco tiempo (ya que entre mi segundo y tercer hijo no hubo mucho espacio de tiempo) se podría decir que la multi-maternidad nos vino de golpe. Esto, supuso un gran cambio. Ahora, después de dos años, veo que todo es estupendo. Cada hijo ha sido único y llega en un momento concreto. Nosotros sólo los hemos acogido.

Pregunta 2: Imagino que una casa con tantos peques tiene que mantener una cierta organización. ¿Tienes un truco infalible?

Mamá 1: Intentar seguir siempre las mismas rutina y acostarlos pronto. A las 8 en la cama todos los niños.

Mamá 2: Planificación de un buen menú semanal. También planficación de tareas para cada miembro de la familia.  ¡¡Ahh!! Y lo más importante de todo: llevar al día las lavadoras, las secadoras y el lavaplatos.  En mi casa se ponen los 3, al menos, una vez al día. Si te retrasas…reina el caos. 

Mamá 3: La verdad es que no tengo ningún truco, pero anticiparse siempre viene bien. Y el poder tener un lugar para cada cosa también. También ayuda que a mí, personalmente, me gusta mucho organizar, clasificar, dividir…Creo que es importante que cada uno conozca donde están sus cosas, cómo y dónde debe guardarlas. Pero creo que en cuanto a organización cada casa funciona de una manera.

Pregunta 3: Cuando mi niño tiene un día “intenso” de esos de “se me ha cruzado un cable y sólo lloro” yo lo llevo fatal…En tu caso, ¿se contagian la “intensidad” unos a otros? ¿Existe modo de salir del bucle?

Mamá 1: Desde luego, se contagian entre los niños y a mí la primera. Lo ideal es respirar, dejar a un lado tu enfado y rabia, perdonarles y darles un abrazo largo y sincero, pero la verdad es que la realidad es otra. Normalmente me enfado cual niña pequeña modo pataleta y no quiero ni hablar con ellos, sólo estar sola en silencio. Es un punto en el que tengo que trabajar muchísimo. La teoría me la sé, pero la práctica es otra cosa…

Mamá 2: Se van contagiando, es inevitable. Al menos los míos,  que son muuuyyyy intensos. Respirar, respirar y más respirar. Intentar ponerse en el lugar del niño pero sin olvidar los límites. Tono dulce y mirarles a los ojos (ponerse a su altura). Un abrazo de mamá ante la rabieta es un fuerte bálsamo. 

Mamá 3:  Sí, lo cierto es que conozco esos días, y sí, claro que nos contagiamos unos a otros. De hecho un factor clave es que los nervios no te arrastren a ser uno más, la cuestión está en mantener la calma y poder darle la vuelta a la situación. Es muy complicado porque en los momentos intensos es muy fácil perder la calma. Y yo la pierdo muy fácilmente. Tengo poca paciencia. Para salir del bucle, cuando es posible, suelo proponer una actividad, o contar alguna anécdota o historia “súper-interesante” que no tenga nada que ver con el tema conflictivo. Suele funcionar. En este punto podría contar muchas batallitas. Al final depende de tantos factores, que cada día es diferente.

Pregunta 4: Mucha gente piensa que la economía, tal como está este país hoy en día, no permite formar familias numerosas. Tú eres un ejemplo de que sí que es posible. ¿Qué dirías tú a las madres que quisieran tener un tercer hijo y por dinero no se atreven?

Mamá 1: Pues que dónde comen 2, comen 3. Quizás no podrás vestirles de marca a la última moda o irte de veraneo, pero un hijo más no cuesta tanto más. Una vez hecha ya la gran inversión del primero, lo demás viene rodado. O si tienes niño y niña, pues ya tienes todo tipo de ropa también.

Mamá 2: Donde comen 2, comen 3 nenes. Nunca fue un impedimento para mí el tema del dinero para tener un hijo más.  Lo quería y punto, no pensé más. Tema comida: con un buen planning de menús de cenas y comidas y comprando sólo eso, no hay problema. Cuanto más sano comes, más ahorras. El tema pañales…uffff…cuanto antes pañal fuera (los hermanos mayores ayudan mucho), ir comparando diferentes precios de diferentes supermercados y siempre con calculadora en mano para ver a cuánto sale cada unidad de pañal. Tema ropa: entre los míos, como se llevan muy poco y son de la misma época del año, la ropa se hereda. Casi siempre compro ropa buena. Sí,  es más cara, pero les dura más tiempo y puede pasar del hermano mayor al pequeño sin parecer vieja y usada. Los gastos que sí que han aumentado han sido los de las guarderías /colegios y el seguro médico. A más niños, más caro.

Mamá 3: Es posible. Claro que es posible, pero todo depende del tipo de vida que busquemos para nuestros hijos. Porque, en ocasiones, somos los propios padres los que creamos una serie de necesidades para nuestros hijos indispensables, que en realidad no son tan necesarias. La cuestión también radica en saber cuál es la base de cada familia. Es que dependiendo de los cimientos, cada familia construye de una manera. Y a las madres que dudan tener un tercer hijo por dinero, no creo que solo sea por eso. Supongo que tendrán otras muchas razones. Yo, no les diría nada.  Es algo tan personal… Ahora, desde mi experiencia debo decir que, si pienso en mí, en mi naturaleza y en mi incapacidad para dar la vida por los demás, yo creo que no habría tenido estos hijos, sin embargo, formar una familia junto a mi marido y los niños es lo mejor que me ha pasado en la vida. Estos hijos sacan la peor de mí, es cierto, no soy ningún ejemplo a seguir, pero también sacan lo mejor.

Pregunta 5: No es muy habitual ver por la calle madres jóvenes con varios (3 o más) hijos por la calle. Seguro que os han hecho mil comentarios. ¿Cuál ha sido el que más os chocó? ¿Cómo fue vuestra reacción?

Mamá 1: No sé exactamente cuál, pero me los hacen continuamente. Yo no me considero un mono de feria, pero la gente me mira raro por la calle, la verdad. No soy muy de dar contestaciones a desconocidos porque me parece que es mala educación. Yo no me meto en la vida de la gente ni les pregunto qué tal la dieta de ese día o que qué tal en la cama con su marido, de modo que me pregunten si ya paro (de tener hijos), me da bastante rabia. Pero intento responder siempre con una sonrisa y haciendo la broma diciendo: “Bueno, ya veremos. ¡Lo que el de arriba nos mande!” Alguna vez quizás les suelto el “No, no me gustan los niños, sólo me gusta mi marido” que oí que alguien que dijo una vez. Hay respuestas muy buenas para decir, pero nunca se me ocurren al momento o tengo las agallas de decirlo. En el fondo, yo creo que tienen algo de envidia de verte feliz siendo joven y con tanta criatura y no entienden que tú también puedas serlo.

Mamá 2: Nunca me han hecho un comentario raro. Choca mucho, la gente no está acostumbrada a ver a una madre tan joven con 3 hijos tan seguidos y tan pequeñitos. ¡¡Para mí son un orgullo!! Se me cae la baba al verlos todos cogiditos de la mano caminando tranquilamente por la calle. ¡¡Todo un espectáculo!! ¡¡Lo único que me dicen es que estaré muy entretenida!!

Mamá 3: Comentarios…un montón. Todos los días, desde los más simples a los más complejos. Al principio cuando empecé a salir con carro gemelar a la calle, me sorprendía que la gente me mirara tanto. Pensaba que igual era una impresión mía, pero cuando iba con alguien, enseguida se daba cuenta. Hacer cola en el supermercado era ganarse un comentario rutinario. Y por la calle, también. Hay gente que te para y todo. Parece exagerado, ¿verdad? Es cierto que sorprende ver a alguien joven con tres hijos, pero realmente no debería sorprender tanto, ya que es el mejor tiempo para ser madre. Desde luego hay comentarios que te chocan, más que nada porque no sales a la calle con respuestas preparadas, pero lo que está claro es que hay que contestar. Jeje. La pegunta básica, que no falla, es: “¿Son todos tuyos?” Yo contesto: “sí, sí, claro, míos y de mi marido…” Una que tampoco falla, y que nunca he entendido… “No te aburrirás, ¿no?” A veces me nace contestar, “pero… ¿tú te aburres?” Yo veo tantas cosas que hacer, que aunque no tuviera hijos, no podría aburrirme. Y si te aburres, ¿qué problema hay? Y la que me dejó sin respuesta: “¡Madre mía! ¡Como está el mundo y has tenido otro hijo!”

Pregunta 6: Por último, ¿serías capaz de decir el mejor y el peor aspecto de ser familia numerosa?

Mamá 1: El peor que hay MUCHO trabajo SIEMPRE, tanto de día como de noche. Para una madre es francamente agotador. Es una carrera de obstáculos a largo plazo. Cada día que se acaba digo: ¡uy, qué bien, un día más! ¡Superado! ¡A por el siguente! El mejor, que los hermanos se cuidan y se quieren mucho entre ellos y eso es muy bonito de ver. Les miras y dices: ¿y yo he creado todo esto por el amor que tengo a mi marido? Es un verdadero milagro de Dios.

Mamá 2: Positivo: estás siempre súper acompañada y rodeada de un dulce caos…jejeje. Negativo: tienes que dividir tu tiempo por igual entre ellos. Hay veces que no llegas a todo. También el cansancio y las horas de sueño. Pero…¡¡VALE LA PENA!!

Mamá 3: Pues lo peor no sabría qué decir, porque no es algo en lo que haya marcha atrás, quizá podríamos hablar de ir aumentando la familia. Al final, si no estás capacitado para dar la vida, como es mi caso, la realidad de una familia que aumenta es que cada vez hay más miembros a los que darse, pero después de la experiencia vivida hasta el día de hoy, yo veo claramente que hay dos opciones, si tienes la gracia puedes experimentar el poder dar la vida gratis, con alegría, y si no, pues sientes que te roban la vida, y eso es lo peor. La diferencia está en cómo lo vivas. Puedes dar la vida con alegría o que te la roben, porque el tener hijos, al fin y al cabo es dar la vida, le podemos poner muchos nombres pero al final…¿Lo mejor de la familia? Pues que dos seres que no tienen nada que ver, puedan dar lugar a la existencia de una nueva vida. Es un milagro. Y que podamos extendernos en ellos. A fin de cuentas es una ganancia. Una oportunidad más para amar.

Al final ha quedado un poco largo pero espero que os haya resultado interesante.

A mí me han gustado mucho sus testimonios. Alguno, incluso, me ha hecho reflexionar.

¿Qué os parecen los diferentes puntos de vista? Algunas son más profundas y otras más prácticas. Las que sois mamis numerosas, ¿os identificáis en las respuestas?

 

 

 

 

 

Anuncios

7 comentarios en “La maternidad desde otra perspectiva

  1. Ufff, has puesto este post justo en unos días malos para el niño y para mi claro. Está resfriado, con la boca por la salida de un diente, con un post vacuna…en fin, que está muy irritable y los días y las noches son pesadas. Y justo en estos días hemos decidido ir a por el segundo. Esta situación de irritabilidad hace que yo también esté más alterada y que mi paciencia sea un poco escasa, salto a la mínima.
    Anoche mismo el niño estuvo llorando un largo rato, estaba de mocos hasta el ombligo y al ir a limpiarlo, mi marido, también nervioso por el sofocón del niño, me dijo que eso no era necesario, que sólo haría que se pusiese peor, que no importaba que se los tragase…si a eso le uno que el niño cuando llega su padre es más feliz que nada, hace que me sienta mal y me replantee la decisión. Me sienta fatal porque claro, yo estoy todo el dia con él, soy la pesada de la comida, del 90% de los cambios de pañal, la que lo viste y desviste en el mismo porcentaje, la que le limpia los mocos, le echa suero, le aspira cuando lo necesita, le da el jarabe,etc…también soy la que pasea y da juegos pero el papi llega del trabajo y se dedica casi todo el tiempo a jugar con él. En resumen, que a mi me detesta y acude a papá para calmarse e incluso me da manotazos para que no me acerque a él. Es papá el divertido. Conmigo hay más obligaciones. Me siento como una divorciada que deja al niño el fin de semana a su ex y el resto de la semana pringa con todas las obligaciones. No sé si me explico.
    Y yo lloro como una niña pequeña.
    Y me voy a meter en otro? Para tener doble tarea y doble sofocón cuando me rechace como este?
    La cuestión es que no puedo esperar si lo quiero, tengo 37 años y ya es una edad!!
    En fin, que no tengo un buen día.
    Esto es sacrificado, lo hago con gusto por mi hijo por supuesto, pero cada rechazo suyo duele en el alma. Sé que serán cosas de niños pero…Y estoy harta de que encima me digan que estoy demasiado con él, que debería delegar en otras personas…perdón? que lo deje con otras personas porque sí? pero si es mi hijo! por qué debería dejarlo?
    Ay no sé, voy a dejar de escribir porque tengo demasiadas cosas en la cabeza y no sé cómo plasmarlo todo y me hago un lio.
    Voy a respirar un poco…

    Le gusta a 1 persona

  2. Bueno, habiendo respirado ya tranquilamente, pido disculpas por mi comentario de ayer. Estaba enfadada, cansada, me sentía frustrada…
    Mi experiencia con la maternidad está siendo bastante buena, no puedo decir lo contrario, es sacrificado y a veces, muchas veces, difícil y cansado?? pues sí, mucho, pero nadie dijo que sería fácil! Días como el de ayer fastidian, claro, pero bueno, esto tiene sus altos y bajos.
    Como comentaba ayer, nosotros estamos ya pensando en ir a por el segundo (y último) y nos planteamos todas estas cosas que has preguntado a las mamás de familia numerosa: la economía, el sacrificio personal, postergar planes hasta Dios sabe cuándo…empezar de nuevo con otro bebé después de haber pasado las primeras etapa de mi niño…Se pasan muchas cosas por la cabeza.
    Un día me dijo una familiar de mi marido, cuando anunciamos que estábamos esperando un bebé, que el primero lo buscas por ti y el segundo lo haces por el niño, por darle un hermano, porque no esté solo el día de mañana. Y creo que en parte lleva mucha razón. Sobre todo pienso en que mi hijo el día de mañana tenga a su hermano o hermana en su vida, serán compañeros siempre.
    Me da pánico empezar de nuevo. Es curioso que con el primero, sin saber a lo que iba, estaba tan tranquila y feliz por el embarazo, y ahora que voy a buscar el segundo estoy llena de miedo al embarazo, las revisiones, el parto…el partoooo!! Tengo aun grabado a fuego esas palabras del ginecólogo diciéndome que no podían ponerme epidural ni calmantes porque el bebé venía un poco acelerado…qué dolor otro parto!!jajaja! Por no hablar del post parto y todo lo que lloré! Y de la lactancia fallida! esa espinita se me quedó en el corazón. Ay lo que lloré dando el pecho y teniendo que retirarlo!
    Nuestro sueño fue siempre tener dos hijos. Después del parto dije que nunca más pasaría por ahí. Y con suerte pasaré. Y espero incluso que todo sea igual, a pesar del dolor, parir es doloroso, eso ya se sabe, así que bueno, qué más da que duela si después la recuperación es tan buena y el resultado es tan sumamente bonito…
    La recompensa siempre es mayor. Aquí tengo a mi bichito de ojos verdes, mirándome e intentando tocar las teclas del ordenador!! Lo adoro!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy buen artículo. Yo tengo cuatro de 7, 5, 3 y casi 1 año, y coincido con muchas respuestas. Es cansado, pero también veo agotados a los que tienen 2, e incluso a los que tienen 1.
    La clave está en organizarse (bravo por la mamá que los acuesta a las 8, nosotros lo hacemos a las 8 y media y, si los acostaramos como otra gente que conocemos, a las 10 de la noche, ME MORIRÍA). La verdad, estaba mucho más cansado cuando tenía 1 que ahora que tengo 4, porque un solo hijo puede ser superabsorbente y exigente. Cuando tienes más, la cosa se diluye mucho.
    Totalmente de acuerdo, nos miran como marcianos, y me encanta soltar respuestas mordaces cuando me hacen las típicas preguntas estúpidas. La gente vive convencidad de que no se puede criar a más de dos hijos, sobre todo por el tema económico, y meten la excusa de que hace 30 años era diferente y bla, bla, bla, y la verdad es que ¡se puede!, y, como os digo, no estoy yo más cansado que los que tienen solo 1 o 2, incluso al revés.
    Por cierto, nos podéis ver en nuestro blog de juegos infantiles universin, ahí estamos toda la family.
    (www.universin.wordpress.com).
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola, gracias por el articulo/ entrevista, muy realista!
    Mi esposo y yo tenemos 5 hijos, entre 10 años y 6 meses y es verdad que es lo mejor del mundo! Un regalazo!!!
    Me ha encantado la pregunta ‘¿qué es lo mejor y lo peor de tener una familia numerosa?. Para mí lo peor son: 1. los piojos!!! ( y han cogido un par de veces solo pero lo recuerdo con horror) y 2. el día que te levantas y duele la cabeza , te quieres morir o mejor que desaparezcan!
    Lo mejor ver cómo se ayudan (son brutalmente sinceros entre ellos), saber que nunca estarán solos y ver cómo me obligan a dejar de centrarme exclusivamente en mi misma ( ahora soy más feliz).
    Gracias, un saludo

    Le gusta a 1 persona

  5. Soy mamá primeriza, tengo un bebé de 6 semanas… y siento q mi vida a cambiado tanto, q todavía nose como me tengo q organizar y entiendo q mi bebé de pequeño, pero ya tengo ansiedad y angustia de pensar cuando crezca y camine y demande cosas, etc…. creo q todo en gran reto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s