Curiosa herencia

Está claro que Payasote ya ha llegado a esa fase en que se convierte en “monito de repetición” pero hay momentos en que le veo hacer algo, algún gesto, y pienso: ¿Cómo es posible que me haya copiado eso?

Normalmente, esta fase hace que si Payasote ve que me pongo a hacer caras raras para jugar, él también las haga y nos estemos los dos media hora haciendo el bobo con nuestras caras feas.

Sin embargo, la adquisición de gestos creo que es algo más compleja. Hay gestos que no se adquieren por imitación. Hay gestos que, simplemente, se heredan –  por las leyes más no tan básicas de la genética –  y hacen que nuestros peques se parezcan a nosotros, más allá de la repetición.

¿De qué estás hablando? – Os preguntaréis.

El otro día, estaba Payasote concentrado con sus juguetes, concretamente, con sus hexágonos apilables. Estaba intentando meter una pieza grande dentro de una pequeña. Evidentemente, no podía. Pero él estaba concentradísimo intentándolo. Y me di cuenta. Estaba sacando la lengua.

Es un gesto familiar, sacar la lengua para hacer actividades que requieren una cierta precisión y/o concentración. Es como si al sacar la lengua mantuviéramos el equilibrio del cuerpo. Yo lo hago, mi hermano lo hace, mi madre lo hace y mi abuelo lo hacía. Me atrevería a decir que mi tío y alguno de mis primos también lo hace, pero ahí ya no podría asegurarlo. Me fijaré la próxima vez que los vea.

Me cuesta creer que Payasote, aunque me haya visto hacerlo, tenga la capacidad mental y el discernimiento para comprender que “hay que sacar la lengua” para concentrarse y aplicarlo a sus juegos diarios. Sobre todo, porque no es una repetición instantánea, debería verlo, asimilarlo y ponerlo en práctica en diferido, en otro momento. Además, yo también lo hago y lo noté cuando vi a mis familiares hacerlo: “Ostras, ¡tú también sacas la lengua!” Y no al revés.

Está claro que si está toda su vida viendo que sus padres se muerden las uñas, es probable que acabe mordiéndoselas él también. Pero esto no es el mismo caso.

¡Qué caprichosa es la genética! ¿No crees?

¡Menuda reflexión filosófica os he soltado hoy! Será que es viernes.

¿Tus peques también tienen gestos/comportamientos heredados?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s