Familia vs Trabajo, mi experiencia

Hoy traigo un post guerrero.

El grupo Madres sí, pero guerreras también” ha convocado una movilización en redes sociales para concienciar de lo mal que está el tema de la conciliación laboral-familiar en este país. Me parece una inciativa excelente así que me he propuesto ayudar a la causa en la medida de lo posible. Promueven básicamente, quedadas en Twitter para conseguir alcanzar el TT (trending topic) que al parecer, en otros países, ha servido para cambiar esta ley de conciliación. Si os queréis unir a la causa aquí tenéis la información de las twitter-quedadas (aunque seguid la actualización de la información en el grupo de Facebook, que parece que hay que cambiar algo).

Paso a contaros mi experiencia personal. Intentaré no extenderme que tampoco quiero hacer aquí un análisis completo de mi Curriculum.

He trabajado en varios sectores. He trabajado en investigación. Un sector, que además de tener pocos recursos económicos en este país, implica dedicación casi completa. En el momento de mi vida en el que trabajaba en esto, mi situación me permitía dedicarle tiempo. Sí, necesitaba tiempo de ocio como todo el mundo, pero aún no había formado mi familia. Al no tener un horario fijo, y depender de los experimentos o tareas que tengas entre manos, sabías la hora de entrada, normalmente las 9.30 am aprox, pero nunca sabías la de salida. Igual salía a las 18 que a las 20h. Cuando se me acabó la beca que tenía en este terreno, decidí que no quería continuar en la investigación, que mi devoción no era tanta como para compensar la dedicación que exige. Tengo amigas que siguen en ello y que sufren para compaginar su vida familiar con este trabajo. Así que esta lucha también va por ellas.

Tras un trabajo de oficina que, por horario, me habría venido bien, pero que era en una ciudad diferente a mi ciudad de origen, decidí también dejarlo y volver a casa para casarme y formar mi familia. Aquí acaba mi recorrido laboral.

Me quedé embarazada al poco tiempo de casarnos, cuando yo estaba desempleada y buscando trabajo. No me salía nada y conforme el embarazo avanzaba le ponía menos entusiasmo a la búsqueda ya que no tenía mucho sentido. ¿Quién me va a contratar embarazada de 6 meses para tener que darme la baja 1-2 meses después? Nadie. Así que me relajé para disfrutar de la recta final del embarazo.

Nació BEBÉ.M y, evidentemente, los 4 primeros meses que serían equivalentes a la insuficiente baja laboral, me dediqué plenamente a él sin pensar en buscar trabajo. Pero estos meses pasaron y yo no estaba preparada para separarme de él, sentía pena por aquellas mamás, amigas mías, que me decían por whatsapp que tenían que dejar a sus bebés para volver al trabajo. Yo ya tenía claro que me iba a quedar en casa con él, hasta, por lo menos, que tuviera un año. Ya que estoy sin trabajo y ninguna ley me obliga a dejarlo con otras personas para trabajar…aprovecho, lo cuido yo, del modo que hemos elegido y respetando sus ritmos y disfrutándolo. Sí, en mi balanza de prioridades se puso él en primer lugar. Decidí renunciar a trabajar para cuidarle. Y mi niño es súper sociable a pesar de no haber ido a guardería, lo de llevarlo a la guardería para que socialice no me resulta un arugmento válido.

En fin, que me voy por las ramas…Sin embargo, la presión familiar y nuestra situación económica familiar me hacían tener ciertos remordimientos así que estaba pendiente de las ofertas. Ofertas con las que me volví más exigente que nunca. Tenía clarísimo que no iba a aceptar un trabajo que me implicase dedicación completa. Buscaba un trabajo, preferiblemente a media jornada – en caso de no encontrar trabajo en docencia, con horario escolar, que es lo que realmente me gusta- Tampoco iba a aceptar un trabajo por el que cobrase lo mismo, o menos, de lo que me costaría una guardería ¿Trabajar para pagar la guardería, sin beneficios, y encima el bebé se me cría con extraños? ¡Ni hablar!

Todas estas exigencias me han llevado a seguir sin trabajo.

Hubo una ocasión en que encontré la oferta ideal. Buscaban un profesor colaborador, poquitas horas a la semana. Yo cumplía todos los requisitos. Me rechazaron. Nunca sabré exactamente por qué. Supongo que encontraron a alguien que cumplía con el perfil mejor que yo, alguien que pretendía compaginar ese trabajo con el que ya tenía. No a alguien que quería compaginar ese trabajo con cuidar a un bebé. Nunca lo sabré.

Este nuevo curso comienzo trabajo nuevo. En una academia de refuerzo escolar. Mi “jefa” será una buena amiga, dueña de la academia. El horario me permite conciliar. 3h/día. Y no todas las tardes. Esas tardes tendré que echar mano de abuelos los días que Sr. Marido no se pueda quedar con BEBÉ.M (es autónomo con horarios nada fijos). Porque claro, una guardería no me es posible y tampoco me conviene. Las guarderías no cubren todo el abanico de horarios laborales ni tienen flexibilidad (creo) para apuntarlos únicamente un par de días a la semana.

Pero estoy contenta. Porque por mucho que he disfrutado, y que agradezco, haber estado con mi hijo en casa “sin hacer nada” (como dicen las lenguas venenosas), mi mente necesita trabajar, aunque sea un poco.

Está claro que no puedo pretender que en estas condiciones mi sueldo sea el sustento familiar, pero tampoco es lo que busco en estos momentos. Porque para eso, tal como está el panorma, tendría que renunciar a él. Y no quiero.

Por eso mismo que no quiero, os invito a hacer ruido en redes sociales para cambiar el panorama, porque sería estupendo poder trabajar más y cuidar a mi famila a la vez, sin renunciar. Para tener una conciliación de verdad.

Anuncios

5 comentarios en “Familia vs Trabajo, mi experiencia

  1. Yo tras las baja por maternidad, los días de vacaciones + días de lactancia acumulativa decidí que mi peque aun era muy bebé para dejarlo en la guardería y renuncie a una renovación de contrato para seguir con ella. Mi empresa lo entendió (no es lo común, pero yo llevo casi 10 años trabajando allí) y me propusieron un aplazamiento de contrato, de esta forma cobro el paro y a los 6 meses vuelvo a incorporarme que sumado a los 4 y medio que tiene mi bebé es casi el año. He tenido suerte, lo sé, pero ojalá eso fuera lo normal. Un beso guapa 😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s