B.B.B = En el Bus con el BeBé

Hace buen tiempo, apetece salir a pasear ¿verdad? Yo todavía no me he atrevido a coger el coche sola con BEBÉ.M con lo que, si puedo, cojo el bus. Casi 8 meses de trayectos en bus con mi pequeño me han convertido en una experta en subir y bajar el carro de los autobuses y además me ha regalado una buena colección de anécdotas.

Las anécdotas con los conductores/autobuseros son más bien quejas. Es verdad que me encuentro con excepciones tan agradables como poco habituales pero en general tenemos:

  • Conductores que no se arriman lo más mínimo al bordillo.
  • Conductores que nunca jamás se dignarán a inclinar el autobús.
  • Conductores que llevan una velocidad que el carro parece que esté en una montaña rusa, pese a estar frenado.
  • Conductores que te cierran la puerta mientras estás bajando el carro.

Repito, que en ocasiones me tropiezo con conductores majísimos que acercan el bus, lo inclinan y conducen como Dios manda.

Pero luego tenemos también a los pasajeros, la fauna autóctona del autobús (y me refiero siempre y sólo a los desconocidos).

  • Los que usan el carro como un punto de agarre más del moviliario del bus.
  • Los que tienen complejo de inspector pediátrico y me interrogan sobre la edad del bebé, cómo se porta, cómo duerme y, por supuesto, si toma pecho o biberón.
  • Los que se limitan a hacer carantoñas y sacarle la lengua al bebé para que se ría.
  • Los que, haciendo lo mismo que en el punto anterior, no consiguen que BEBÉ.M les dedique una sonrisita y me increpan: “qué niño más serio”.
  • Los que llevan el punto anterior un paso más allá y después de informarme de lo serio que es mi niño pasan a zarandear el carro intentando conseguir una sonrisa del bebé. (Sólo me ha pasado una vez pero me quedé pasmada y ojiplática. ¿Qué te hace pensar que zarandear el carro de ese modo le va a sacar una sonrisa? Lo que haces es asustarlo más y asustarme a mí también, de paso).
  • Los que le sacan parecidos instantáneos.
  • Los que elaboran teorías extrañas: “Me sonríe porque llevo gafas, como tú”

¡Ah! Se me olvidaba el tipo más importante de desconidos:

  • Los que tienen complejo de pulpo: Es ver un bebé y tener que tocarlo, la nariz, las mejillas, la cabecita, las manos…

Son muy entretenidos los paseos en bus 😉

 

Anuncios

2 comentarios en “B.B.B = En el Bus con el BeBé

  1. Mira que me he reído. A mi me pasa lo mismo cada vez que voy en bus con la peque jajaja. Que mal lo paso cada vez que la empiezan a toquetear. Yo intento colocarla de forma que mi cuerpo haga de barrera hacia los posibles pulpos jajaja

    Le gusta a 1 persona

  2. Jajajajajajaja yo no uso el transporte publico, pero siempre he sacado a mis hijos de casa muy pronto (con días) y les he llevado a todos lados, y he experimentado casi lo mismo(menos las anécdotas que sólo pasan en autobús) en las colas de las tiendas, restaurantes… ¡Es que los bebés son tan monos que cuesta resistirse! Pero tampoco hay que pasarse zarandeando el carro o tocándole con las manos (probablemente sucias)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s