¡Esta cuna pincha!

Hay bebés que, entre toma y toma, se dedican básicamente a dormir.

BEBÉ.M nunca ha sido de esos. Él nació con los ojos abiertos, espabilado…Y si entre tomas, lo colocabas al lado de la ventana (por el tema de que le diera la luz para evitar/corregir la ictericia) él se dedicaba a mirar por la ventana.

De muy bebé se dormía solito. Bien en el capazo, bien en la cuna o, incluso, si lo dejabas 5 min en la hamaca, se dormía.

Pero nos duró poco. Al poco tiempo, y hasta ahora, se duerme sólo en brazos. Principalmente en bracitos de mami. Es un cotilla y quiere ver todo lo que pasa a su alrededor con lo cual, aunque tenga sueño, no se duerme, y como tiene sueño se enfada y llora…y hay que cogerlo. La única excepción es el traqueteo de la calle que muchas veces lo deja k.o.

Que no digo que me moleste. No me importa dormirlo en brazos (ya hablaremos de ello más adelante) lo malo es que cuando intentamos dejarlo en la cuna, instantánea y mágicamente se despierta. Aunque lo hayamos dejado con toda la suavidad del mundo. ¡Como si la cuna tuviera pinchos!

Y no sólo eso hay veces que se despierta conforme vamos bajando para dejarlo. Este bebé tiene un muy buen sensor de gravedad. En el carro era más sencillo dejarlo pero tampoco era fácil.

Al final descubrí el truco: tenía que esperar a que estuviera profundamente dormido. ¿Y cómo se sabe eso? Pues yo me fijo en dos cosas: o bien que él solito tire el chupete – que se le caiga y no se despierte –  o bien moverle el brazo, si lo deja muerto está dormido, si lo repliega o mueve como reacción, entonces sigue acunándolo un rato más..

Pasó por una fase en que al dejarlo, se quedaba con las manos en la boca, sujetándose el chupete, y conforme se dormía, los brazos iban cayendo hacia la cuna y cuando tocaba la cuna, del susto, se despertaba.

Ahora ya se mueve tanto que el único truco que tenemos es enrollarlo cual gusano de seda con una mantita de manera que se inmovilice para evitar que se autodespierte de un tortazo involuntario o por autoquitarse el chupete.

Sé que es incómodo pero al parecer el síndrome de la cuna con pinchos es bastante común. En esta web hablan de ello y nos dicen que:

El bebé ha pasado nueve meses en movimiento en el seno de su madre. Está acostumbrado a ser suavemente mecido, a olernos, a escuchar nuestro corazón. Se siente así seguro y en paz, protegido. Cuando nace todo cambia, y aunque durante el día tenga todos los brazos que quiera, por la noche los padres esperamos que se conforme en su cuna silenciosa y quieta. Pero no todos los niños aceptan esto. Y eso es muy normal.

A pesar de estar dormidos los bebés tienen una fase de sueño profundo (REM) corta y en cambio pasan casi todas sus horas dormidos en fases superficiales (No-REM) que les permiten, como mecanismo de supervivencia, reaccionar ante cualquier cambio desagradable o potencialmente peligroso. Que sus padres los separen de su cuerpo les hace saltar como si tuvieran un resorte. No lo hacen para fastidiarnos, ni para chantajearnos. Simplemente es que los bebés humanos son así y necesitan nuestro contacto para sentirse seguros y felices.

Gritan pues tienen miedo, no quieren que nos alejemos, estar separados supone que sus mecanismos de supervivencia entren en alerta y nos avisen de que los estamos dejando olvidados. Ellos no saben que en casa están seguros, todavía son seres emocionales e instintivos y viven como vivían los humanos desde hace millones de años. Pensemos en ellos como monitos. Los monitos duermen con sus madres, entre su cuerpo, calentitos y seguros.

Si los bebés humanos, desde que existe el ser humano, no hubiesen reclamado ir pegados a sus madres y dormir a su lado habrían terminado comidos por algún depredador. Nos habríamos extinguido como especie. Así que ellos, tan chiquitos, siguen actuando como lo que son, crias de mamífero incapaces de moverse por si mismas, y menos aún de huir de un carnívoro. Si los dejamos gritan: ¿que haces mamá? ¿donde vas? ¡No me dejes aqui que me comerá el lobo!

Si es vuestro caso, os mando ánimo y paciencia y, contadme ¿tenéis trucos para dormir a vuestro bebé?

Desde aquí iremos contando novedades.

Anuncios

Un comentario en “¡Esta cuna pincha!

  1. Jajajajaja qué risa con lo de los pinchos en la cuna! En mi entrada sobre “orugar” al bebé hablé de ese reflejo de Mouro que tienen los pequeños y lo beneficioso que es arroparles para que se sientan seguros, algo que veo que a ti también te funciona 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s